Nzinga, la reina que asesinaba a sus amantes



Nzinga Mbande había nacido en 1583, y fue reina de Ndongo y de Matamba, en el sudoeste de África. Le tocó luchar contra el tráfico de esclavos y el poder de los portugueses. Tras años de enfrentamiento con Portugal, logró firmar un tratado de paz que perduró por dos décadas, y se convirtió al catolicismo con el nombre de Ana de Sousa.
Nzinga murió a los 80 años, y aún es recordada como un gran monarca, perspicaz estratega, y símbolo de la lucha contra la opresión y la esclavitud. Sin embargo, hay un costado oscuro en la historia de esta poderosa reina africana: cuenta la leyenda que Nzinga era ninfómana y contaba con un verdadero harén masculino a su disposición. También se dice que disfrutaba de enfrentar hombres en combate a muerte, llevando a su lecho al vencedor. Eso sí, al día siguiente, el hombre victorioso era también asesinado.


Aunque es bastante probable que los muchos enemigos de Nzinga inventaran estas historias para desacreditar a la soberana, ensuciando su figura, nadie puede asegurar que no haya algo de cierto en ellas.
Próxima
« Anterior
Anterior
Proxima »

CódigoCódigo EmoticonEmoticon

Gracias por tu comentario