¿Por qué se forma pelusa dentro del ombligo?


Todos tenemos ombligo, ya sea redondo, ovalado, hundido o que resalta, además, tiende a formarse una pequeña pelusa en su interior. La pelusa en tu ombligo no es señal de mala higiene (aunque igual deberías limpiarlo), sino un mecanismo del cuerpo humano para atrapar gérmenes que luego son expulsados. Hoy te contamos una serie de curiosidades sobre esa pelusa que vive en la cicatriz que todos tenemos del nacimiento.

Por qué tenemos pelusa en el ombligo

Puede parecer intrascendente, pero la pelusa del ombligo atrajo la atención de los científicos, especialmente del Dr. Georg Steinhause, quien decidió analizar este desecho corporal con muestras entregadas por 503 personas. Este médico examinó cada una de las muestras buscando la composición de la pelusa de los ombligos, y si bien una pequeña parte correspondía a fibras que se soltaron de la ropa, el resto contenía piel muerta, grasa, sudor e incluso polvo, todo con una buena cantidad de bacterias, ya que allí se forma humedad.
La pelusa que se forma y vive en tu ombligo es única, tal como otros desechos corporales (como el sudor) y al analizar su composición, comprendemos su rol: servir para acumular una serie de restos que entran en contacto con el cuerpo o son residuos de otras funciones, reuniendo todo en un solo sitio que es fácil de limpiar.
Al analizar la pelusa del ombligo de diferentes personas, se pudo encontrar elementos «extra» como polen, pelo de animales y hasta pequeñas fibras de plantas. Podríamos decir que nuestro ombligo es una suerte de basurero del abdomen.

Por qué hay personas que tienen más pelusa en el ombligo que otras

Como casi todo en el cuerpo humano, las características individuales de una persona influencian su funcionamiento, y en el caso de la pelusa del ombligo pasa lo mismo. Los hombres juntan más pelusa que las mujeres y ello se debe a que los vellos del abdomen provocan un roce con la ropa, liberando más fragmentos de fibras. Asimismo, estos pequeños cabellos «barren» fibras y desechos hacia el ombligo, haciendo crecer la colección de habitantes.
Un experimento realizado por el propio Doctor Steinhause, demostró que si un hombre se depilaba la zona abdominal, su producción de pelusa umbilical disminuía fuertemente, eso hasta que los vellos volvían a crecer.
El sexo no es lo único que define cuánta pelusa alberga el ombligo humano. El tener sobrepeso también un factor que aumenta la acumulación de desechos umbilicales, ya que además de transpirar más, al tener un abdomen sobresaliente, piel muerta, fibras y todo lo que compone la pelusa cae al ombligo con mayor facilidad.

Esto no debería ser sorpresa, pero los ombligos que sobresalen casi no tienen pelusa, aunque solo el 4 % de las personas lo tienen hacia afuera y existe una cirugía plástica que lo corrige. Si bien los hace ver más parecidos a los demás, también les añade el problema de la pelusa.
Si tienes un piercing en forma de argolla en el ombligo, no solo lo adornas, sino que también añades una barrera para evitar que la suciedad entre y, aunque no lo creas, el color de la pelusa no depende de tu cuerpo, sino que del tono de tu ropa.
Tengas poca o mucha pelusa en el ombligo, basta con mantener una buena higiene y retirarla, ojalá en privado, ya que si bien puede parecer asquerosa, te ayuda a reunir desechos en un solo lugar, evitando que vayan a zonas más sensibles del cuerpo.

Próxima
« Anterior
Anterior
Proxima »

CódigoCódigo EmoticonEmoticon

Gracias por tu comentario