El extraordinario caso del genio matemático que nació sin cerebro


¿Es tan importante el cerebro como suele pensarse y decirse? ¿Es en verdad el director y artífice de todo lo que hacemos? Si bien en la actualidad las respuestas parecen obvias, existe un caso que podría hacernos volver sobre estas preguntas: se trata de un brillante alumno de la Universidad de Sheffield, de un coeficiente intelectual elevadísimo, quien acudió al médico universitario, el Profesor John Lorber, por un dolor de cabeza. Lorber observó que su cabeza era algo más grande que lo normal, se dejó llevar por la curiosidad y le realizó un scan cerebral.

Al ver los resultados se llevó la gran sorpresa: este alumno, que estaba apunto de graduarse en Matemáticas, presentaba un cuadro crónico de hidrocefalia que le había borrado casi por completo la materia cerebral, reducida a un milímetro de tejido cubriendo la cima de su columna vertebral.

¿Cómo es posible que una persona casi sin cerebro pueda llevar una vida normal, y más aún, tener un rendimiento intelectual destacado? Una teoría que intenta responder esta pregunta explica que el cerebro tiene una gran redundancia en las funciones, y una pequeña cantidad de materia cerebral puede aprender a representar a los hemisferios faltantes.

Otra teoría explica que sólo usamos 10% del cerebro. En cualquier caso, las respuestas no son certeras ni gozan de unanimidad en el ámbito científico; el descubrimiento de Lorber abre la puerta a todo tipo de hipótesis, como aquellas que desligan a la memoria del cerebro, y profundiza en los recodos más oscuros de la enigmática inteligencia humana.

BBC

Próxima
« Anterior
Anterior
Proxima »

CódigoCódigo EmoticonEmoticon

Gracias por tu comentario