Los casos médicos más extraños


Eventualmente, los médicos se encuentran con cuadros clínicos tan inusualmente curiosos, que deciden publicarlos, en pos de colaborar con la investigación científica, o ayudar a otros médicos que pudieran toparse con cuadros similares. Estos son algunos de los casos clínicos más extraños, según la bibliografía especializada:

  • Estrella en el ojo: como si se tratara de un dibujo animado, un fuerte golpe en la cabeza dejó a un hombre australiano con una estrella en el ojo, según publicó en abril de este año el New England Journal of Medicine. En realidad, la publicación advierte que se trata de una catarata, muy común en el caso de fuertes traumatismos de la zona encefálica, sólo que, en esta ocasión, cobró la curiosa forma de una estrella. "La naturaleza ha hecho una hermosa catarata," dijo el Dr. Mark Fromer, oftalmólogo del Hospital Lenox Hill, en Nueva York.

  • Generosidad Patológica: en Brasil, un hombre de 49 años de edad sobrevivió a un accidente cerebrovascular, aunque nunca volvió a ser el mismo. Tras el incidente, sufrió un drástico cambio en su personalidad, desarrollando una generosidad patológica, según el informe médico, publicado el 20 de agosto en la revista Neurocase. El hombre comenzó a regalar dinero a gente desconocida y comprar dulces a los niños que veía por la calle. Su esposa precisó que nunca más fue capaz de administrar su vida financiera.

  • Piedras cerebrales: tras 20 años de palpitantes dolores de cabeza y serios problemas de visión, los médicos descubrieron que un joven brasilero tenía acumulaciones pétreas en el cerebro. Se estima que surgieron a raíz de una complicación poco frecuente de la enfermedad celíaca que el paciente padecía, según señala un informe publicado en 2014 en el New England Journal of Medicine.

  • Dolor pornográfico de cabeza: en la India, un hombre acudió frustrado a los médicos, acusando un serio dolor de cabeza toda vez que miraba pornografía. Según manifestó, el dolor comenzaba a los cinco minutos de ver un video y alcanzaba el punto máximo tras unos ocho o diez minutos. Según señaló la doctora Amy Gelfand, neuróloga de la Universidad de California, existe un uno por ciento de la población que puede sufrir de los llamados dolores de cabeza sexuales primarios, en algún momento de la vida. Sin embargo, estos dolores se emparentan con la actividad sexual y el orgasmo, no con la vista ni la excitación sexual. La causa de este caso sigue siendo un misterio.

  • Sobredosis de salsa de soja: un muchacho de 19 años de edad, oriundo de Virgina, Estados Unidos, se bebió un litro de salsa de soja, motivado por un desafío entre amigos. Casi inmediatamente comenzó a sufrir fuertes convulsiones, lo que derivó en su urgente traslado al hospital, donde permaneció en coma durante tres días. El diagnóstico se basó en un peligrosísimo nivel de sal en sangre. Es que, tan sólo un cuarto litro de salsa de soja puede contener hasta 150 gramos de sodio. Los médicos necesitaron cinco horas y prácticamente 6 litros de agua con azúcar para volver los niveles de sodio en sangre a la normalidad, según el informe publicado por la Revista de Medicina de Emergencia en junio.
Próxima
« Anterior
Anterior
Proxima »

CódigoCódigo EmoticonEmoticon

Gracias por tu comentario