Encuentran un obispo sueco momificado, enterrado junto a un bebé


Investigadores suecos que estudiaban los restos momificados de Peder Winstrup, un obispo de Suecia del siglo XVII, han descubierto con suma sorpresa, al realizar una tomografía computarizada, un feto de cuatro o cinco meses, oculto a los pies del clérigo. Ahora realizarán un examen de ADN para determinar si el feto tenía algún parentesco con el obispo. La presencia del feto no es la única particularidad del caso: los especialistas han afirmado que se trata de uno de los cuerpos mejor conservados de la Europa del siglo XVII, y que no fue embalsamado sino que fue secado de manera natural. Este prodigio, que lo lleva a mantener sus órganos intactos luego de siglos, se dio por la combinación de varios factores: flujo de aire constante, presencia de material vegetal en el ataúd, y el entierro durante los fríos meses de invierno, entre otros. Para uno de los investigadores principales, Per Karsten, los restos del obispo “constituyen un archivo único de historia clínica sobre las condiciones de vida y salud de las personas que vivieron en el siglo XVII ". 
Por lo pronto, pudo saberse que Winstrup estuvo en cama durante un largo periodo de tiempo antes de su muerte, sufriendo tuberculosis y neumonía; y que llevaba una dieta rica, ya que sus dientes cariados sugieren alimentos azucarados y los cálculos biliares indicarían un alto consumo de alimentos grasos. Ahora los investigadores planean centrar el estudio en el material vegetal y los textiles hallados en el ataúd, lo que tal vez agregue alguna pista que conduzca a develar la misteriosa presencia del feto junto al clérigo.


Próxima
« Anterior
Anterior
Proxima »

CódigoCódigo EmoticonEmoticon

Gracias por tu comentario