La terrible medicina medieval


La medicina moderna provee soluciones para una innumerable cantidad de problemas de salud, pero para llegar a hasta este punto de desarrollo debieron pasaron largos siglos, durante los cuales se emplearon técnicas de curación que, vistas desde la perspectiva actual, nos resultan insólitas o extraordinarias. Esta es una lista de algunos de los más extraños métodos de la medicina medieval.

  • Sanguijuelas
Estos pequeños bichos se utilizaban para limpiar la sangre, con la idea de que podían succionar las enfermedades que estuvieran en la persona. Con el tiempo se comprobaron sus efectos positivos en el tratamiento de trombosis, artritis y la formación de coágulos.

  • Agujas en los ojos
Con agujas similares a las de coser, los médicos inspeccionaban el ojo del paciente para despejar su visión; no era una técnica muy efectiva y presentaba grandes riesgos, por lo que se abandonó con la llegada de la influencia de la medicina islámica a Europa.

  • Astrología
La ley obligaba a todos los curanderos a consultar la carta astral del paciente y compararla con la alineación de los astros antes de realizar una intervención.

  • Flatulencias embotelladas
Durante las pandemias de peste bubónica y peste negra, algunos médicos creían que la enfermedad se transmitía a través de vapores, y que con vapores debía curarse. Para esto se indicaba inhalar flatulencias conservadas en una jarra, o convivir con animales flatulentos, como las cabras.

  • Polvo de momia
En el Antiguo Egipto se utilizaba, para los más diversos males, el polvo de momias, para lo cual se debían profanar tumbas y raspar el cadáver hasta obtener el remedio.


  • Trepanación
Esta brutal intervención craneal se realizaba con el objetivo de ahuyentar malos espíritus que se hubieran instalado en la cabeza del enfermo o víctima. Claro está que no pocas veces un pequeño error provocaba la muerte.


Próxima
« Anterior
Anterior
Proxima »

CódigoCódigo EmoticonEmoticon

Gracias por tu comentario