El cielo pudo esperar


A los 92 años, una piloto veterana de la Segunda Guerra Mundial vive con emoción — y con la destreza de siempre- la oportunidad de volver a tripular un caza Spitfire. La británica Joy Lofthouse tiene 92 años, y como todas las mujeres de su generación, su vida está marcada a fuego por la Segunda Guerra Mundial. Pero su experiencia fue distinta a la de la mayoría.

Ella fue una de las pocas mujeres -164, para ser exactos- a las que se les permitió integrar el plantel de pilotos de los Servicios Auxiliares de Transporte Aéreo. Estas mujeres no se empeñaron en combate, ya que su principal cometido era pilotar los aviones desde las fábricas a los aeródromos, o entre distintas bases militares.

Esta misión era más compleja de lo que puede parecer, ya que debían demostrar idoneidad para manejar hasta 38 modelos de aeroplanos.

En diálogo con la cadena BBC, Joy recuerda haberse enrolado en los servicios en 1943 junto a su hermana mayor, Yvonne, luego de ver un anuncio en una revista de vuelo.

Ambas lograron su cometido de ser pilotos durante la guerra. Luego del fin de la conflagración, Joy se casó y fue maestra de escuela primaria. En la actualidad, es viuda y ya no ejerce su profesión.

El pasado jueves, Joy fue invitada a la academia de vuelo Boultbee, en Chichester, donde cumplió uno de sus sueños: tener una nueva oportunidad de pilotear un Spitfire.
La elección del modelo no fue casual, ya que el caza Spitfire es uno de los íconos británicos de la Segunda Guerra Mundial. A su ductilidad, velocidad y avanzada tecnología, se atribuye en buena medida el triunfo de la Royal Air Force ante la Luftwaffe alemana en la Batalla de Inglaterra, donde los germanos contaban con mayor número de aparatos.

Además, el Spitfire era el favorito de los pilotos, que lo preferían sobre el confiable pero algo rústico Hurricane, al punto de que solía decirse que era un avión que "giraba con sólo pensarlo".

A 70 años del fin de la guerra en Europa, Joy concuerda con esos pilotos. "El Spitfire es un aeroplano maravilloso, es lo más parecido a volar con alas propias", afirma.


Próxima
« Anterior
Anterior
Proxima »

CódigoCódigo EmoticonEmoticon

Gracias por tu comentario