Qué pasa con los cuerpos donados a la ciencia y por qué deberías donar el tuyo?


Los científicos necesitan cuerpos, es la única forma real de acceder al cuerpo humano y poder conocerlo mejor, experimentar y encontrar soluciones a los problemas médicos, algo que no se puede hacer con personas vivas. Por todas estas razones, tener cádaveres a su disposición es sumamente importante. Existen personas que, en vida, dejan su voluntad para que su cuerpo sea donado a la ciencia una vez que fallezcan. Pero bien, ¿qué pasa con los cuerpos donados al estudio científico?
No todos los cadáveres que llegan a manos de los científicos o instituciones mediante donación se utilizan para investigaciones, sino que los usos son diversos y van desde experimentos de todo tipo a su utilización por parte de estudiantes de medicina para la práctica de los teóricos.

Los cuerpos de personas que sufrían de alguna enfermedad, son sometidos a una serie de autopsias y trabajo en busca de conocer más sobre el mal para quizá encontrar la clave para una cura.

Un cuerpo sano es ideal para que alumnos de medicina puedan conocer el organismo e ir examinando cada órgano, siendo una herramienta educacional clave. Además, practican procedimientos que luego utilizarán en pacientes. Donar tu cuerpo a la ciencia es una buena causa que, sin lugar a dudas, deberías considerar.
Más allá de la mera experimentación científica, los cadáveres también tienen varios otros usos que son igualmente útiles. Un uso poco conocido de los cadáveres es el de sujeto de prueba para accidentes. El uso de un cuerpo humano y no el de un muñeco, permite conocer con exactitud los daños o protección que un vehículo necesitará para prevenir los problemas de un accidente.

Hay gente que voluntariamente decide que su cuerpo o bien algunos de sus órganos, sean donados a un museo. No son pocos los que exhiben cadáveres o partes de ellos, en una oportunidad de aprender más sobre el cuerpo humano.

Otros usos de cádaveres

También hay cadáveres donados que se utilizan para estudiar su proceso de descomposición, algo sumamente útil para resolver crímenes. Así los forenses pueden aprender a reconocer las características de un organismo tras cierta cantidad de periodo sin vida, entre varios otros factores.

El uso más importante que le puedes dar a tu cuerpo tras la muerte, aunque no siempre es posible, es convertirte en un donante de órganos, lo que salvará vidas de forma directa. Haz saber tu voluntad a tu familia.

La mayoría de los países posee métodos para registrar a los donantes de cuerpos, ya sea en cédula de identidad o licencia de conducir. Tu cuerpo puede salvar una vida cuando la tuya ya terminó, donar tu cadáver a la ciencia es una buena forma de seguir siendo útil.

Próxima
« Anterior
Anterior
Proxima »

CódigoCódigo EmoticonEmoticon

Gracias por tu comentario