Conoce la increíble Euthanasia Coaster: la montaña rusa de la muerte


Las montañas rusas están creadas para llevarte al límite de la emoción y adrenalina, con altas velocidades y movimientos que desafían las leyes de la gravedad. Pese a ello, siempre son muy seguras. Ahora bien, si eres de esos que «mueren de miedo» al subirse a una de estas joyas de la ingeniería del entretenimiento, la Euthanasia Coaster te pondrá la piel de gallina.

Es que, diseñada por el ingeniero, artista e investigador lituano Julijonas Urbonas, esta montaña rusa mata a sus pasajeros, literalmente. La Euthanasia Coaster esta pensada justamente para eso, y quienes se suben, van directo a una muerte segura, aunque ingeniosa, sin duda alguna...
Diseñada por Julijonas Urbonas, se trata de una montaña rusa que, en un principio no es diferente al resto, pero que en su recorrido realiza una serie de maniobras a gran velocidad y altura que terminan privando al cerebro de oxigeno, provocando una serie de fallas que culminan en la muerte del pasajero.

Antes que se preocupen, les contamos que la Euthanasia Coaster es solo un concepto bastante macabro, aunque creativo considerando lo poco innovador de los métodos de ejecución o eutanasia existente, llevando mayor emoción a esta muerte, lo que igualmente la hace morbosa.

El propio Urbonas la define como una «Forma humana de quitar la vida con elegancia y euforia». Su proyecto, por suerte, tiene mínimas posibilidades de llegar a convertirse en realidad, pero igualmente llama la atención.


¿Cómo funciona y mata la Euthanasia Coaster?

Si te mata la curiosidad por saber cómo esta montaña rusa termina con la vida sus pasajeros, tenemos una explicación. Hay quienes pueden pensar que es raro, pero por lo menos la gente se va del mundo con mucha emoción.

Los ocupantes de la Euthanasia Coaster, comienzan su viaje subiendo de forma empinada hasta llegar a una altura de 510 metros. La caída es brutal, alcanzando velocidades de 360 kilómetros por hora, para luego entrar a una serie de loops o bucles, que se van haciendo cada vez más pequeños.

En esos loops, los pasajeros estarían sometidos a una fuerza de 10 G, imposible de soportar para un humano, y de a poco van apareciendo señales de que se acerca el final. Primero todo comienza a oscurecer hasta se pierde la vista y luego sufrir un desmayo. Por falta de oxigeno en el cerebro, este colapsa y la persona termina muriendo.

Si bien el viaje dura 3 minutos y 20 segundos, son 60 segundos los que llevan a la muerte, pues son en los que se está expuesto a los 10 G. Lo más lento es la subida y los pasajeros deben ir aceptando que su muerte se acerca poco a poco para luego caer en un abismo sin control.



Próxima
« Anterior
Anterior
Proxima »

CódigoCódigo EmoticonEmoticon

Gracias por tu comentario