Un hombre de 9 mil años cambia la Historia del poblamiento de América


Los huesos del “Hombre de Kennewik”, restos prehistóricos descubiertos en la orilla del río Columbia hace 18 años, han comenzado a revelar cuán lejos estábamos de conocer la verdadera historia del poblamiento de nuestro continente. Según los estudios llevados a cabo por el antropólogo Douglas Owslaey, del Museo de Historia Natural Smithsionian, la dieta y el linaje permitirían comprender que este hombre era un inmigrante llegado desde muy, muy lejos. Puntualmente, por su alimentación a base de mamíferos marinos y la particular forma de su cráneo, puedo deducir que el “Hombre de Kennewik” y sus antepasados viajaron desde la Polinesia y atravesaron las costas de Japón, Rusia, Alaska y Canadá hasta llegar a la ubicación donde sus restos fueron hallados.


Dado que los restos datan de unos 9 mil años, lo primero que obligan a admitir es que ya había grupos humanos llegados América antes de lo que se pensaba. Resulta curioso que este notable descubrimiento científico estuvo a punto de ser impedido, ya que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército EE.UU. intentó entregar los huesos a las tribus locales para su reentierro antes de que pudieran ser estudiadas, en el marco de la ley estadounidense de protección y repatriación de tumbas indígenas, pero Owsley y algunos colegas explicaron que el “Hombre de Kennewick” no era un nativo americano, sino un polinesio que no habría tenido ninguna conexión cultural o genética con nativos americanos, lo que bloqueó el traspaso y permitió el hallazgo.

Próxima
« Anterior
Anterior
Proxima »

CódigoCódigo EmoticonEmoticon

Gracias por tu comentario