Un científico alemán se congelará para revivir en 150 años


Klaus Sames, un profesor alemán de 75 años de edad, pretende congelarse a sí mismo para despertar dentro de 150 años.
A través del proceso denominado crío-preservación, que involucra el congelamiento extremo de un organismo vivo para cesar el metabolismo y entrar en un estado de suspensión biológica, el investigador de Hamburgo intentará volver a la vida dentro de un siglo y medio.
En primera instancia, el cuerpo será enfriado hasta alcanzar los 196 grados Celsius bajo cero. Una vez que los abogados intervinientes constaten fehacientemente el estado de muerte cerebral, un grupo de asistentes contará con tan sólo cinco minutos para colocar el cuerpo del profesor dentro un baño de inmersión en 60 kilogramos de hielo. Es un punto crítico: si por cualquier motivo los asistentes se demoran siquiera un minuto, las células del científico comenzarán un ciclo irreversible de descomposición, lo que hará imposible volverlo a la vida.
Por último, el cuerpo congelado será depositado en un refrigerador especialmente desarrollado a los efectos de transportar al profesor hasta la ciudad de Clinton Township, en el estado estadounidense de Michigan, en donde funcionan las oficinas centrales de la empresa Cryonic Institute.
Una vez en destino, un grupo de especialistas reemplazará la sangre en las venas por una solución salina para que las células del profesor se congelen a la espera de que, en 150 años, los profesionales del futuro sepan cómo revivirlas. Es que, de hecho, el profesor Sames confía en que la humanidad tendrá este conocimiento dentro del próximo siglo y medio.
Mientras tanto, las aristas contractuales, así como el pago de 21 mil euros a la compañía congelante, ya se encuentran consumados. "Soy cien por cien consciente de lo que estoy haciendo. Estoy bien de la cabeza", aseguró el profesor, que pasó la mayor parte de su vida estudiando la gerontología.

Próxima
« Anterior
Anterior
Proxima »

CódigoCódigo EmoticonEmoticon

Gracias por tu comentario