Tiburones vs. internet

Como si se tratara del comienzo de una épica batalla entre el ultra desarrollado mundo de las comunicaciones y el ancestral mundo submarino, donde dos de sus gigantes se enfrentan: Google y los tiburones. ¿De qué manera? Los especialistas de Google han comenzado a luchar contra los ataques de escualos que sufren sus cables de fibra óptica que atraviesan el fondo del mar. Parece extraño que los tiburones se dediquen a la caza de un elemento tan poco nutritivo, pero las huellas de sus mordidas son prueba indiscutible de que esta lucha ha comenzado. Sucede que los cables de fibra óptica emiten señales electromagnéticas similares a las de los peces.
Oficialmente, pocos detalles se conocen de esta situación; según el director del Programa de Investigación de Ataques por Tiburones en Florida, los datos sobre mordiscos a cables de fibra óptica son información secreta, a punto tal que “los propietarios de los equipos que sufren algún daño no quieren que se sepa dónde está el problema. Cuando a nosotros nos piden que determinemos qué pudo dañar un cable que nos traen, ni siquiera nos dicen el lugar en el que estaba”. Lo que sí se sabe es que Google ha comenzado a utilizar un material similar al kevlar, que se utiliza en la confección de chalecos antibalas, para sus cables submarinos. El gusto de los tiburones por los cables no es novedoso: la primera evidencia se encontró en las Islas Canarias en 1985 cuando se descubrieron dientes clavados en un cable. Claro que ahora, por la proliferación de información circulando bajo el mar, el problema se ha vuelto mucho más grave: actualmente existen 200 cables de fibra óptica en la red submarina utilizados para el envío de datos alrededor del mundo. Más del 95% del tráfico de voz y datos pasa por esa infraestructura. ¿Cómo seguirá este conflicto? ¿Encontrarán los gigantes de las comunicaciones la manera de detener a los gigantes del mar?


Próxima
« Anterior
Anterior
Proxima »

CódigoCódigo EmoticonEmoticon

Gracias por tu comentario