Científicos descubren cuándo las personas tienden a mentir más

El trabajo de científicos estadounidenses permitió llegar a la conclusión de que la tendencia de un humano a mentir depende de su crono-tipo. En otras palabras, las personas son más o menos honestas dependiendo de las horas del día en que su organismo necesita dormir o estar despierto.
Así, las personas con mayor nivel de actividad biológica durante la mañana son propensas a mentir o comportarse deshonestamente por la noche. A la inversa, los noctámbulos pueden mentir durante la mañana y ser más honestos hacia la noche. Según precisaron los psicólogos involucrados en el estudio, esto se debe a que los madrugadores y los trasnochadores poseen distintos niveles de honestidad.
A esta conclusión arribaron los investigadores tras una serie de experimentos en los que participaron alrededor de 200 voluntarios. Las personas evaluadas debieron solucionar un test y jugar distintos tipos de juegos para, más tarde, compartir los resultados de su aventura con los científicos, que como premisa habían prometido regalos de hasta 10 dólares para los ganadores, sin revelar nunca, por supuesto, que lo que se evaluaba en realidad era la honestidad de los competidores.


El arduo deseo de ganar llevó a los jugadores a comportarse de manera no siempre honesta durante el experimento. Los científicos descubrieron que el nivel de deshonestidad fue mayor cuando las personas se encontraban fuera de su hora preferida del día. Esto significa que, en el momento en que necesitaban dormir, los madrugadores mintieron por la noche y los noctámbulos lo hicieron por la mañana.
Los autores del estudio señalan que este descubrimiento debería ser tenido en cuenta por las empresas a la hora de distribuir los puestos por turnos de trabajo. "Los empleadores deberían tener en cuenta los crono-tipos de sus empleados a la hora de agruparlos y elaborar horarios", asegura Sunita Sah de la Universidad de Harvard.
Próxima
« Anterior
Anterior
Proxima »

CódigoCódigo EmoticonEmoticon

Gracias por tu comentario