Detectan feto momificado en un pequeño sarcófago egipcio


Una momia otrora sospechada de ser falsa y actualmente en exposición en el Centro Egipcio en Gales, contiene de hecho un feto en desarrollo de 12 a 16 semanas, según reveló una reciente tomografía computarizada.
Conocido como W1013, el artefacto de 50 cm se encuentra en un recipiente hecho de cartonaje —capas de lino endurecidas con yeso o pegamento— y pertenece a la colección Wellcome del Centro Egipcio de la Universidad de Swansea, el cual alberga más de 5,000 objetos. La mayoría de ellos fueron recolectados por el empresario farmacéutico y arqueólogo victoriano Sir Henry Wellcome durante excavaciones en Egipto. La pequeña momia llegó a Swansea en 1971, pero nada se sabe sobre el lugar donde Wellcome la obtuvo. Por mucho tiempo intrigó a los expertos. Está decorada de manera muy colorida, con un estilo habitual de la décimo sexta Dinastía, cerca del 600 a.C. En 1998 se realizaron exámenes con rayos X combinados con el estudio de las inscripciones pintadas en el envoltorio funerario. 

Los resultados arrojaban dudas sobre el objeto y sugerían una posible falsificación del siglo 19. Ahora, una nueva investigación ha resuelto el misterio. El mes pasado, Paola Griffiths del Colegio de Diagnóstico por Imágenes de la Universidad de Swansea, realizó una tomografía sobre la momia. Debajo de las capas de lino, el análisis mostró un área más oscura de casi 4 centímetros que los investigadores identificaron como un feto con el saco amniótico. También se detecto lo que podría ser el fémur del feto. “El largo del fémur en conjunto con el tamaño de la mancha oscura es consistente con un feto de 12 a 16 semanas de desarrollo”, dijo la curadora Carolyn Graves-Brown. “Otra mancha oscura indica la presencia de un amuleto, y hay varias zonas con círculos oscuros que parecen cuentas o borlas”, agregó. 
Decorado con patrones entrecruzados con formas de rombos, es posible que el cartonaje provea pistas sobre el sexo del bebé no nacido. El rostro está pintado de un marrón rojizo, un color asociado usualmente a los hombres. Por otra parte, la peluca con rayas azules y amarillas y un collar ancho, son más comunes en sarcófagos masculinos. No obstante, Graves-Brown advierte que “debido a la edad tan temprana del feto y a que no se encuentra en perfecto estado de preservación, no sería conveniente tratar de adivinar el sexo”. 
El nuevo hallazgo pone de manifiesto el cuidado con el que incluso un feto era tratado en el antiguo Egipto. Por ejemplo, dos ataúdes con fetos fueron hallados en la tumba de Tutankamón. En el Nuevo Reino (1550-1070 a.C.) la parte occidental del cementerio de Deir el-Medina fue reservada para entierros de niños, y también de fetos, e incluso placentas. El hecho que los fetos e infantes fueran enterrados con tanta diligencia indica que las muertes de los jóvenes al igual que los abortos naturales no eran tratados de forma casual. “Podemos imaginar que el feto dentro de “W1013 representa la terrible pérdida de alguien; una ocasión de gran dolor y duelo”, concluye Graves-Brown.

Búsquenme en Twitter, Youtube y Facebook!!!!!

https://twitter.com/Adruzinha

http://www.youtube.com/Adruzinha



Email: adruzinha@gmail.com
Próxima
« Anterior
Anterior
Proxima »

CódigoCódigo EmoticonEmoticon

Gracias por tu comentario